Saltar al contenido

Ruta Medieval por Girona

Preparando la semana santa.

Para empezar pensamos primero en ir a Girona por su cercanía, y segundo por su variedad de lugares, como pueblos medievales, por lo que salió por si sola la idea: hacer una ruta medieval por Girona. Así que empezamos a buscar alojamiento en diferentes webs, mirando casas rurales, hoteles, apartamentos, donde permitan mascotas. Buscamos en diferentes webs como Airbnb, Booking, pero finalmente lo elegimos en Trivago.

Nos decidimos por un hotel de 4 Estrellas en Figueras, Hotel Empordà, el precio era muy asequible, 73 Euros la noche y mascotas gratis. También lo elegimos porque estaba justo en el centro de los lugares que queríamos visitar.

Antes de salir, comprobamos de llevar todas las cosas necesarias para la maleta de los pekes.

A parte también hicimos la puesta a punto del coche, lo primero es la seguridad.

Día 1 Banyolas – Besalú – Castellfollit de la Roca.

Primera Visita: Banyolas Barcelona a Banyoles

Salida desde Barcelona:

El día esta parcialmente nublado con una temperatura de unos 13 grados. Son las 10 y media de la mañana, encontramos un poco de caravana por lo que no llegaremos a la hora prevista. Para la próxima hay que salir antes.

Al coger la autopista AP-7, hay peaje, tienes que coger ticket y te cobran según la salida que efectúes, nosotros salimos por Bañolas y nos cobraron 8.05 €.

Banyolas es capital de la comarca del Pla de l’Estany. Es famosa por su gran lago natural que es el más grande de la península ibérica. Según un estudio del 2011 de la universidad de Oviedo, es considerada la Séptima ciudad donde mejor se vive en España.

Hay aparcamiento cerca del lago, tuvimos suerte y aparcamos a la primera. Había bastante gente caminando, paseando los perros, en bicicleta, patinando…

Nada mas llegar fuimos caminando por la orilla del lago, hay unas vistas muy bonitas, y además los pekes tuvieron su primer encuentro con los patos.

En el lago se pueden hacer varias actividades diferentes como una zona exclusiva para la pesca, alquilar una barca con remo son 5€ por persona, y varios deportes acuáticos como piragüismo, e incluso itinerarios guiados como excursión a pie o en barco «La Tirona» donde te pasean por todo el lago para tener diferentes perspectivas del lago a 7€ por persona.

Habían unos terrenos de césped con arboles muy chulos, donde soltamos a los pekes y estuvieron corriendo y jugando. Después seguimos caminando y llegamos a un camino donde en la orilla hay como un pequeño río rodeado de arboles, es muy bonito pasear por toda esa zona, lo que siempre tienen que ir los perros atados. Por el camino se encontraron con varios perros y no perdieron oportunidad de hacer amigos.

Pekes haciendo amigos
Pekes haciendo amigos

Estuvimos alrededor de unas 2 horas caminando por la orilla del lago, y la pena es que nos hubiera gustado estar mas tiempo y pasear todo el lago y ver desde diferentes perspectivas, pero teníamos que seguir con la ruta, pero esta claro que volveremos.

Segunda Visita: Besalú

Bañolas - Besalú

Tardamos unos 15 minutos en llegar a Besalú.

Debido a su gran valor arquitectónico en 1966, Besalú fue declarada Conjunto Histórico-Artístico Nacional. 

El viernes de semana santa hacen la fiesta del artesano, había mucha gente, y era bastante complicado aparcar, pero al final pudimos dejar el coche cerca de la plaza mayor. Había como un mercadillo, donde vendían un poco de todo, comida ecológica, productos artesanales, etc.

Eran las 14:30 y empezamos a tener hambre, pero todos los bares y restaurantes estaban a tope, y más aún las terrazas. Al final vimos una crepería donde nos comimos unos creps de jamón y queso. Luego descubrimos un restaurante que se llama Restaurant Pont Vell, donde admiten mascotas, esta recomendada por Guía Michelín 2016, la carta tiene muy buena pinta, así que ya tendrá que ser para la próxima visita.

Restaurante admite mascotas

Luego fuimos a ver el puente de Besalú, hicimos fotos, recuerda un poco a Carcasone, pero en pequeño. Lo mejor para visitarlo es caminar entre sus calles y patear su judería, te hará transportarte en el tiempo, entre sus calles hay tiendas de artesanía, comida y bebida artesana etc. Podéis tomar un aperitivo en cualquiera de sus terrazas mientras observáis las calles medievales…

Si queréis ir por libre al inicio del puente (carrer del pont 1) hay una oficina de turismo donde os facilitan mapas e información, o también podéis contratar visitas guiadas diarias.

Conforme vais caminando es curioso ver como hay objetos pequeños o grandes escondidos entre sus calles como una silla en la fachada colgando, también hay una silla gigante entre un estrecho pasillo… así que cuando vayáis no perdáis detalle de nada.

 

De repente empezó a llover, y nos tuvimos que resguardar de la lluvia, y el paraguas en el coche, jeje. Estuvimos esperando haber si paraba de llover, pero al final, viendo que no paraba, decidimos mojarnos un poco, a medio camino sacamos una foto al Monasterio de Sant Pere y compramos una coca de anís del mercado que había en el centro de la plaza, estaba riquísima, había de chocolate, de vidre… son las cocas tan típicas y conocidas de la comunidad.

Monasterio de Sant Pere
Monasterio de Sant Pere

Nos hubiera gustado estar más tiempo pero como estaba lloviendo nos fuimos. Al llegar al coche, limpiamos a los pekes y nos pusimos en marcha a Castellfollit.

Tercera visita Castellfollit de la Roca.

Castellfollit de la Roca está situado a unos 13,7 km y se tarda unos 12 minutos en coche.

Antes de llegar al pueblo, desde la carretera vimos el sitio perfecto para luego sacar una foto para cuando nos fuéramos.

Para aparcar nos hicimos un lío, porque no sabíamos donde aparcar y estaba todo lleno, al final aparcamos un poco lejos, y fuimos dando un paseo por el pueblo, hasta llegar a l’Església de Sant Salvador. Hay un parking antes de la iglesia de Sant Salvador. Ya había dejado de llover. Desde allí hay un mirador para ver los alrededores y paisajes, lo que personalmente no me llamo mucho la atención, desde arriba pudimos ver que en la parte de abajo había un camino que podías hacer para visitar el pueblo desde abajo. También había la opción de subir arriba del campanario por 1€ adultos, y 50 céntimos jubilados.

La verdad que la vista guapa, era desde abajo de la carretera. Volvimos al coche otra vez, limpiamos a los pekes, y pusimos rumbo a Figueras, pero parando en el sitio que vimos al principio, para hacer unas fotos.

Figueras llegada al Hotel Empordá.

Castellfollit de la Roca a Figueres

Llegamos al hotel sobre las 19:00, el hotel se encuentra en las afueras del centro de Figueras. Es muy cómodo para aparcar, porque dispone de un amplio parking gratuito. Aceptan mascotas sin limite de peso y sin suplementos.

En la recepción fueron muy amables y se mostraron simpáticos con los pekes. La habitación es amplia y confortable. El baño, esta reformado y dispone de hidromasaje.

Tiene una pequeña terraza con vistas a la montaña. Los barrotes de la balaustrada son un poco anchos y los pekes se podían asomar, y decidimos tener la puerta de la terraza cerrada, para estar tranquilos.

Vistas desde habitacion
Vistas desde habitación

A la noche decidimos cenar en el hotel, ya que estábamos un poco cansados. Se cena muy bien y el servicio es excelente. Para bajar al restaurante no se puede ir con los pekes, así que los dejamos en la habitación con sus juguetes, aunque estaban tan cansados de todo el día que se quedaron dormidos en sus camitas.

Después de cenar, les dimos un paseo de buenas noches a los pekes, por la parte de atrás del hotel hay un camino de tierra con arboles muy bonito, pero nosotros decidimos ir por una acera que era un barrio residencial muy tranquilo.

Día 2  Empuriabrava – Besalú

de Empuriabrava a 17600 Figueras Gerona

Por la mañana nos levantamos temprano y desayunamos en el Buffet del hotel. Desde el hotel tardamos unos 25 minutos hasta llegar a Empuriabrava. Es un lugar con mucho encanto ya que conforme vas caminando te encuentras con diferentes canales, con sus casas bajas, y sus barcos atracados en frente.

Está situada en pleno golfo de Rosas, rodeada por el Parque Natural de las Marismas del Ampurdán, y constituye la marina residencial más importante de Europa, con unos 24 km de canales navegables.

Pekes viajeros
Panorámica canales

Mientras íbamos caminando hacia la playa, una chica nos paro y nos ofreció dar un paseo en barca por los canales, nos confirmó que podíamos ir con los pekes así que no lo pensamos dos veces y alquilamos el paseo en «Los Barkitos« (C/Carmançó,1), también lo ofrecen en «Eco-Boats«, son barcos eléctricos, y todos se pueden utilizar sin permiso. Nos costo 30 € y los perros no pagan. El recorrido se hace en unos 45 minutos y dispones de una hora para realizarlo.

Lo pasamos muy bien y vale la pena hacer el paseo, ya que ves los canales, barcos y las espectaculares casas en la orilla. Nos hizo un día precioso con calor y los pekes disfrutaron mucho del paseo.

Después del relajante paseo, te hacen una foto de recuerdo que cuesta 8€ y si lo eliges con un tipo de cuenco costaba 10€, nosotros compramos la foto de recuerdo.

Luego desde los canales fuimos caminando en dirección a la playa para pasear y nos encontramos con la carretera cortada por un mercadillo, estaba lleno de gente, pero nosotros fuimos directos a caminar por el paseo marítimo, desde allí paseando llegamos al espigón, que es la entrada y salida de los barcos de los canales.

Queríamos hacernos fotos encima de las rocas, lo bueno es que dejan pasar sin problema con los perros, lo que hay que tener cuidado de no tropezarse porque las rocas que hay son enormes y hay un pasillo muy estrecho por donde hay que caminar hasta llegar al final del espigón.

Recordatorio: desde Empuria Brava si vais hacia Roses, muy cerca del Parque Natural de Cap de Creus esta la playa de la Rubina,  es considerada según los usuarios una de las mejores playas caninas. Si tenéis oportunidad ir, ya que muchos nos la han recomendado, nosotros por falta de tiempo no pudimos ir, pero tenemos intención de volver para disfrutar de la playa con los pekes.

Después volvimos hacia los canales y nos encontramos unas calles donde se vendían embarcaciones. Luego decidimos parar en un restaurante a tomar un aperitivo en una terraza para aprovechar el sol y descansar un poco. Después fuimos a comer al restaurante «Marisquería Casa Gallego» solo ofrecen marisco, para quien le guste, vale la pena, es de buena calidad pero siempre hay cola para comer. Nos dejaron pasar con los perros en la terraza cubierta.

A la tarde decidimos ir a Besalú a caminar por sus calles y ver el puente de noche, recorrimos sus callejuelas y estaban las tiendas abiertas, en una de las tiendas aprovechamos y compramos chocolate. Después de ver el atardecer entres sus calles decidimos volver al hotel y como no había problema en que se queden los perros en la habitación los dejamos para que descansaran (siempre y cuando no molesten, no ladren, etc) y nos fuimos a cenar al Tagliatella al centro de la ciudad de Figueres.

3º Día Peratallada – Pals – Tossa de mar

Salida del hotel.

Nos levantamos a las 8:00, le dimos un paseo de buenos días a los pekes, luego fuimos a desayunar al Buffet del hotel. Recogimos las maletas e hicimos el check out.

  • Peratallada.

Salimos desde Figueras y tardamos unos 45 minutos en llegar a Peratallada, hay un parking en la entrada pero es de pago, según el horario que vayas tiene un precio diferente, el horario es de 9 a 11 de 1,5€, de 11 a 18:00 de 2,50 y de 18:00 a 20:30 de 1,5€. Nosotros llegamos justo a las 11:00 por lo que pagamos 2,50€.

Peratallada, fue declarado conjunto Histórico-Artístico por ser uno de los núcleos de arquitectura medieval más importantes y mejor conversados de Cataluña.

Justo entramos por la plaça de les Voltes, es una plaza ancha y a su derecha tiene 4 arcos típicos de la época. También hay restaurantes con terrazas y otras que no las tienen y en esas si que no dejan entrar con perros. Por lo demás, recorrimos sus calles sin ningún problema, también hay tiendas y souvenires.

Lo mejor es pasear por sus estrechas calles, es como si el pueblo se hubiera detenido en el tiempo, como fuimos pronto se podía pasear a gusto.

Plaça Castell
Plaça Castell

Continuamos caminando entre sus calles empedradas, tengo que decir, que lo mejor para verlo es perderse entre ellas y ver todos sus rincones. Después llegamos a la plaça del Castell donde esta Castell Palau y la oficina de turismo donde encontrareis mapas e información del pueblo, al ser un pueblo pequeño lo puedes ver bastante rápido y bien. Lo que me llamo la atención es que encontramos bastante gente que iba con sus perros paseando y eso me gustó.

Después, cruzando el pueblo, al otro lado, encontrareis l’Esglesia Sant Esteve, nosotros cuando llegamos estaba cerrada así que sólo nos hicimos unas fotos. De camino de vuelta pasamos por la Plaça de L’Oli, donde había una tienda pequeña donde vendían magdalenas artesanas de todo tipo de sabores.

Menos mal que llegamos pronto porque a la vuelta empezó a llegar bastante gente, además siendo domingo era de esperar, así que si lo queréis ver tranquilos lo mejor es ir temprano.

Para los que tengáis pensado ir en octubre, el primer fin de semana hacen el Mercado Medieval.

  • Pals

Pals Girona a 17113 Peratallada Gerona

Desde Peratallada fuimos a Pals, está a unos 10 minutos, es obligatoria la visita, ya que estando tan cerca una de la otra vale la pena verlas. Problema que encontramos al llegar es que al ser el mediodía estaba a tope de gente y para aparcar nos costó bastante, así que con un poco de paciencia lo conseguimos.

Pals, es un conjunto monumental histórico muy antiguo formado por el castillo, la villa y las murallas.

Justo en la entrada, en la plaça Major, está la oficina de turismo y la entrada al casco antiguo. Por ahí entramos y notas su encanto al momento. Nosotros fuimos recorriendo sus calles, y tienes que mirar a todos lados para observar todo detalle de sus rincones. La verdad que solo entrar en el casco antiguo, me quede encantada, aunque estuve hace mucho tiempo, me gusto bastante volver a verlo, es mucho más grande que Peratallada, así que para verlo bien y ver todos sus rincones requiere de su tiempo y vale la pena. Dentro hay de todo, restaurantes, tiendas y souvenires.

Para variar Ecko en el camino no pierde ocasión para hacer amigos con sus compis los peludines, así que cada dos por tres teníamos que parar a que saludara a todos. Luego cuando empezamos a subir llegamos a l’Església de Sant Pere, se podía entrar pero sin perros, por lo que nosotros no entramos, después continuamos el camino, y llegamos al Castillo y justo enfrente está el Mirador Josep Pla, donde hay unas vistas muy bonitas de sus campos.

Mirador Josep Pla
Mirador Josep Pla

Después de hacer las fotos, seguimos entre sus calles, llegamos a la torre románica construida entre los siglos XI y XIII, conocida como la Torre de las Horas. Ahí mismo, subiendo unas escaleras de piedra que tiene justo a la derecha, subes a un mirador muy bonito donde ves los campos y al fondo el mar.

Así que después de pasar una bonita mañana, volvimos de vuelta al coche para comer a una zona de playa y medieval a su vez: Tossa de Mar.

  • Tossa de Mar

Después de estar casi 50 minutos en coche, llegamos a Tossa de Mar, como era de esperar siendo domingo estaba lleno de coches y tuvimos que aparcar lejos.

Tossa de Mar se declaró en el año 1931 Monumento Histórico Artístico Nacional. Fue un antiguo pueblo de pescadores, pero ahora es un importante destino turístico por sus calas, playas y acantilados que hacen unos paisajes muy singulares.

Cuando llegamos al casco antiguo fuimos directos a buscar un sitio para comer, porque sabíamos que iba a ser difícil. Aún siendo un lugar donde hay muchos restaurantes. Pero por suerte al primero que fuimos nos atendieron, el Restaurante Sa Muralla, entramos a la terraza cubierta, y nos dejaron entrar con los 2 pekes sin problema. Es uno de los restaurantes que están justo al lado de la fortaleza del castillo. La mayoría de restaurantes tienen terraza así que es fácil que te admitan perros. Ademas de que mucha gente iba con sus perros a comer.

Después de comer, nos dirigimos a ver el recinto amurallado de la Villa Vella que estaba justo enfrente. Nada mas entrar subimos por unas escaleras para verlo desde arriba, son unas vistas preciosas. Lo podéis hacer en ruta pero nosotros lo que hicimos fue recorrer sus rincones sin tener nada establecido.

Fuimos recorriendo la zona amurallada desde arriba viendo las vistas tanto del pueblo como del paisaje.

Para concluir, es una escapada que recomiendo, en la que hemos disfrutado toda la familia. Lo que me ha llamado la atención durante estos 3 días, que allí donde íbamos había bastante gente con sus perros paseando incluso en los pueblos pequeños. Eso nos gustó mucho, los perros son parte de nuestra familia y las llevamos allí donde vamos.

Esperamos que hayáis disfrutado y os animéis a viajar con vuestro compañero.

Nosotros ya estamos pensando cual será nuestro próximo viaje.